En esta serie hemos pretendido acercarnos a la crítica textual como disciplina importante para el estudio bíblico. Si no has leído las primeras tres partes, te invito a leerlas antes de seguir con este último artículo Primera parte – Segunda parte Tercera parte

Quiero mencionar que en cuatro artículos cortos no podemos abordar todos los temas relacionados a la crítica textual. Mi deseo ha sido despertar el interés de otros en este tema, orientar al lector con algunas pautas básicas de la crítica textual y asegurar que uno puede creer en la inspiración y la inerrancia sin ver la crítica textual como un enemigo a la fe.

La necesidad de la crítica textual

Al escribir esta serie, parto de la premisa de que la crítica textual es necesaria. Muchos proponentes del Textus Receptus dan la idea de que ellos simplemente han recibido el texto griego que Dios ha preservado, pero la historia demuestra que el Textus Receptus es el resultado de la crítica textual aplicada a un número pequeño de manuscritos que vienen del texto bizantino. Debemos entender que los hombres que editaron ediciones del texto griego que después se usarían para llegar a lo que conocemos hoy día como el Textus Receptus tuvieron que tomar  decisiones textuales cuando había diferencias entre los manuscritos que tenían. Erasmo, cuyo texto griego forma la base más importante del Textus Receptus, usó menos de diez manuscritos griegos para su edición y tomó muchas decisiones textuales al plasmar su texto griego (Nota: Su libro realmente fue una nueva traducción del NT en latín con el griego como apoyo de su traducción, pero el texto en griego resultó más importante que su traducción). De hecho, Erasmo escribió todo un libro de anotaciones sobre por qué había escogido las variantes textuales que escogió.

Hay diferencias entre las cinco ediciones de Erasmo precisamente porque corrigió errores y cambió algunas lecturas. En algunos versículos usó lecturas del latín que no tienen apoyo in ningún manuscrito griego. Por ejemplo, en Hch 9:6, la frase “Él, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo:” viene del latín, pero no está en ningún manuscrito griego en ese versículo (sí está en Hch 26:14). También la lectura “libro de la vida” en Ap 22:19 no está en los manuscritos griegos sino que viene del latín. La lectura correcta es “árbol de vida”, pero como el manuscrito griego que Erasmo tenía de Apocalipsis no tenía los últimos seis versículos él decidió traducir del latín al griego e introdujo varias variantes desconocidas.

El caso más importante de la inclusión de algo que no estaba en los manuscritos griegos es el de 1 Juan 5:7-8 (la coma joánica) en su tercera edición del texto griego (no estaba en las primeras dos), que en la Reina-Valera aparece así: “en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra”. Aunque Erasmo creía que esta parte no era original en griego, la incluyó probablemente para evitar acusaciones de ser hereje arriano y también para no dañar las ventas de su libro (ver MacDonald, Grantley. Biblical Criticism in Early Modern Europe: Erasmus, the Johannine Comma and Trinitarian Debate. Cambridge University Press, 2016).

No menciono estos datos para hablar mal del Textus Receptus sino para demostrar que la crítica textual es necesaria y que decir que Dios ha preservado su Palabra perfectamente en el Textus Receptus no concuerda con los hechos.

La crítica textual y algunas versiones en español

Mi conocimiento sobre la crítica textual y las versiones en español viene de mis años de enseñanza y predicación aquí en Colombia. Es decir, no me he dedicado a estudiar a fondo la apropiación de la disciplina por las versiones. Así que, voy a compartir algunas apreciaciones de mis años de estudio (y me gustaría recibir el concepto de otros también).

La Reina-Valera 1960, la versión de la cual actualmente enseño y predico, generalmente sigue lo que llamaríamos el Textus Receptus. En el último mes he empezado a estudiar algunos pasajes de la Reina-Valera 1909 y es interesante ver las diferencias textuales entre las dos.

Aunque la Biblia de las Ámericas ha sido tildada de ser una Biblia que sigue el texto crítico, de hecho no siempre sigue ese texto. Notable es su inclusión de la coma joánica en contra de las pautas de la crítica textual. Yo diría que esta Biblia aplica de forma ecléctica la crítica textual (algo que me llama la atención es cómo difiere de la New American Standard Bible, su prima en inglés, sobre asuntos textuales).

La Nueva Versión Internacional ha recibido muchas críticas por seguir el texto crítico, pero su filosofía es transparente. Incluye notas al pie de la página que se pueden usar en español para contemplar por lo menos las variantes textuales más importantes. Estas notas ayudan en la enseñanza o predicación porque si uno no está de acuerdo con la variante en el texto, muchas veces otra variante está en la nota y uno puede mencionarla.

La versión que más recientemente conocí de relevancia para este tema es la Nueva Traducción Viviente. La NTV incluye notas valiosas sobre la crítica textual.

Finalmente, les recomiendo la NET Bible en inglés como la más completa con respecto a la crítica textual. Dado su naturaleza virtual (también está disponible como libro), esta versión abunda con notas largas y valiosas sobre la crítica textual. Si sabes leer en inglés, te la recomiendo en https://net.bible.org .

Un contraste con el islam

Como dije en otro artículo, algunos quieren dar la idea de que la crítica textual es algo negativo, pero si comparamos con el islam veremos el valor de la forma orgánica en la que hemos recibido el texto original. En el Corán no hay variantes textuales. Esto podría sonar como algo positivo hasta entender por qué no hay variantes textuales. Aunque un poco largo, vale la pena leer un relato del Islam para entender la gran diferencia entre el cristianismo y el islam:

Cita del Hadith, Sahih Bukhari, Vol. 6, Libro 61, Número 510.

“Hudhaifa bin Al-Yaman vino a Uthman al tiempo cuando el pueblo de Sham y el pueblo de Irak estaban haciendo guerra para conquistar Arminya y  Adharbijan. Hudhaifa estaba temeroso de sus diferencias (del pueblo de Sham e Irak) en la recitación del Corán, así que le dijo a ‘Uthman: ‘¡Oh jefe de los Creyentes! Salve esta nación antes que ellos difieran acerca del Libro (el Corán) como los Judíos y los Cristianos hicieron antes.’ Así que ‘Uthman mandó un mensaje a Hafsa diciendo. ‘Mándennos los manuscritos del Corán para que así podamos recopilar los materiales del Corán en copias perfectas y regresarte los manuscritos.’ Hafsa los mandó a ‘Uthman. ‘Uthman entonces le ordenó a Zaid bin Thabit, ‘Abdullah bin AzZubair, Said bin Al-As y a ‘AbdurRahman bin Harith bin Hisham que reescribieran los manuscritos en copias perfectas. ‘Uthman le dijo a los tres hombres Quraishi: ‘En caso que no estén de acuerdo con Zaid bin Thabit acerca de cualquier punto en el Corán, entonces, escriban éste en el dialecto de Quraish, el Corán fue revelado en la lengua de ellos.’ Ellos lo hicieron así, y cuando ellos hubieron escrito muchas copias, ‘Uthman regresó los manuscritos originales a Hafsa. ‘Uthman mandó a cada provincia Musulmana una copia de lo que ellos habían copiado, y ordenaron que todos los otros materiales del Corán, ya sean escritos en manuscritos fragmentados o copias completas fueran quemados. Said bin Thabit agregó: ‘Faltaba un Versículo de Surat Ahzab cuando copiamos el Corán y solía escuchar al Apóstol de Alá recitarlo. Así que lo buscamos y lo encontramos con Khuzaima bin Thabit Al-Ansari. (Este versículo fue): ‘Entre los Creyentes hay hombres que han sido verdaderos en su pacto con Alá.’” (33.23). Narrado por Anas bin Malik”. (Énfasis añadido. Ver el Texto en inglés – Texto en español)

¿Por qué no hay variantes textuales en el islam? ¡Porque se hicieron copias “perfectas” y las otras se quemaron! Creo que no es difícil ver que es muchísimo mejor contar con un gran número de variantes textuales pero saber que ninguna autoridad humana ha podido manipular la tradición textual del NT. Contamos con aproximadamente 5800 fragmentos y manuscritos del NT y aunque hay palabras o versículos sobre los cuales tendremos preguntas textuales, podemos confiar que Dios ha preservado su Palabra en los manuscritos que tenemos.

Espero que esta serie te haya servido para una orientación al tema de la crítica textual. Si tienes más interés en este tema, hay varios libros disponibles, tambipen puedes dejar tus comentarios, y la mejor forma de acercarse a la disciplina es aprender el griego bíblico.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here